Blogia
M ä r U

Bittersweet

Un viento del norte me azota la cara, un viento lejano, finés, de ese maravilloso país de la música llamado Finlandia.
Y viene manifestado como Bittersweet, canción preciosa, comercializada a base de promocion pero de naturaleza oscura, imprecisa e inexplicable.

Chelos llenos de fuego, de fuego gélido y escalofriante, el mismo fuego de Reflections ese disco que me enamoró del violonchelo.
Y dos voces tan opuestas que se complementan a la perfección.
Esa voz primera, tan grave, Valo inconfundible con su canto profundo, con una voz poderosa y umbría, caliente, orientada a la ultratumba.
Y después Lauri, desconcertante, sin saber cómo se ha ganado el puesto en esta obra de arte, pero comprendiendo al momento la razón de su intervención, los agudos rotos, reflejando el tabaco fumado entre toma y toma, su espíritu, su tono, lo que transmite. Las lágrimas contenidas tras el negro de apariencia indestructible. Su única e irrepetible voz.

El contraste entre sus coros, su unión angelical, su mezcla de sabores, sabores oscuros, con puntos verdes, azules, blancos y grises. Los instrumentos rematando el punto y aparte de las estrofas, los instrumkentos protagonistas de esta historia, los chelos de fuego azul...

Break this bittersweet spell on me...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres